Ánimo

Mientras estamos viviendo en el ir y venir de un sistema de pensamiento al otro, desde el sistema de pensamiento del ego al sistema de pensamiento de la Conciencia…mientras vamos funcionando en el mundo con este movimiento de un pie delante y otro detrás, entre el miedo y el amor, mientras tanto hay atisbos de Luz, hay instantes de reafirmación. Hay ese sabor que al detenernos queremos más de Él.

Nos queda el recuerdo, el impulso, ese pulso del latir del corazón que es esencia de vida, que nos seduce a continuar a su encuentro, que nos da aliento y descanso.

Como ese pulso que escuchamos en el pecho de quien nos acurruca, como el sonido del mar que nos abraza y nos envuelve para guiarnos hacia esa Paz, esa melodía que nos libera, ese sentir que es puro Amor, donde no hay dualidad, donde solo hay un uno completo.

Ánimo, jamás se nos abandona. Ya lo sabes, hay una seguridad interna inmóvil, una fuerza que aporta una calma que no es conseguida con nada de este mundo. Todo paso que damos, todo darnos cuenta, todo discernir, todo lo que sea un reaccionar menos, un poquito de más paz, un poquito de más seguridad, de confianza…todo ello son grandes pasos.

Ánimo, el presente está lleno de todo lo que necesitamos. Que cuando decidimos soltar la defensa y el ataque, cuando reducimos nuestro nivel de quejas lo podemos comprobar.

Este camino de mirar dentro tiene regalos en tiempo presente. Los resultados son visibles en nuestro ahora. No existe un ya lo conseguiré, ya llegará lo bueno. Estemos presentes, ahora mismo está pasando si apartamos todas las excusas.

Ánimo, devolvámonos el soplo de vida.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.